9/10/13

Esperaré...

Esperaré por ti aunque no me veas,
aunque tus ojos vean a otro amor,
esperaré por ti mi dulce princesa,
aunque tus labios prueben otro sabor

Esperaré por ti recordando tus ojos,
aquellos que me dieron toda tu bondad,
esperaré a ver tus cabellos todos,
bailando alegres al viento soplar.

Esperaré por ti aunque pasen mis días,
aunque nunca más vuelvas a recordar,
esperaré por ti mi dulce alegría,
aunque tus dulces manos no vuelva a tocar.

Esperaré por ti mi blanca doncella,
aunque en tu vida no vuelva a estar,
esperaré por ti y tu sonrisa bella,
aquella que hizo el cielo suspirar...

Esperaré por ti aunque se borre el recuerdo,
de este humilde y fiel soñador,
esperaré por ti, mi único lucero,
aunque nunca quieras, quieras mi amor

10/3/13

Era


Era callada, calmada y a duras penas te miraba,
sus manos no conocían lo que el descanso guardaba,
y en su mirar despistado que lanzaba al aire,
se ahogaban suspiros en silencio, con desaire.


Era pequeña, de piel canela y cabellera teñida,
de cejas pronunciadas y llamativa mirada,
ojos penetrantes, tan castaños como sus cabellos,
y una sonrisa postergada, por aquellos labios serenos.


Siempre sonreía con cualquier comentario,
sus ojos se achinaban al seguir sus labios,
y mientras el tiempo se detenía para admirarla,
el corazón de uno se sentía en calma.