2/8/11

Nostalgias 3

No sé hasta cuando podré soportar,
el fingir que todo me hace daño,
que tengo celos hasta del mar,
que muero a pocos y en vano.

Sentí la necesidad de abrazarte fuerte,
y fui con el corazón en la mano,
me recibiste dulce abierta de brazos,
y consolé mi llanto en mi mente.

Soy un cobarde que huye a prisa,
de la verdad que a leguas se hace presente,
y es que el amor en ti está ausente,
dese hace tiempo en tu sonrisa.

Me duele el corazón y me duele el alma,
porque ambas extrañan tu cariño,
si hay dolor en ti y también olvido,
debo dejarte ir, en calma.

Y quizás la cruel muerte espera,
o quizás el dolor que nunca acaba,
por ti y tu felicidad mi vida diera,
mi vida entera que el llanto arranca.

No hay comentarios: