7/6/09

Vida

Es casi media noche y todo sereno,
el silencio va acomodándose en la habitación,
el viento sopla libre y tan ligero,
que se puede escuchar mi corazón...

Una sonrisa se esboza de pronto,
como reflejo vienes a mi mente,
siento tus manos en mi torso,
pero no estás alli, en el presente.

Te busco rápido con la mirada,
y un escalofrío recorre mi cuerpo,
un alarido pregona lamento,
de una vida pronta acabada.

Tomo el teléfono como un rayo,
y marco los dígitos alborotado,
el teléfono suena, yo preocupado,
y me pregunto... ¿que ha pasado?

Escucho lamentos, y llantos largos,
entro en pánico, no entiendo nada,
que no estás más, se fue tu hada,
todos me dicen, lo dicen parcos.

Cae el aparato, susurrando voces,
que vida me espera, sin ti pregunto,
aquel ángel que me dio amores,
me deja triste y moribundo...

Porque ella, me pregunte mil veces,
tome un cuchillo, pense en seguirla,
y tracé un camino entre mi mente,
mientras hacía fuerte cada herida.

La tibia sangre brotaba lenta,
y en mi oración pedía clemencia,
perdón Señor, corte mis venas,
por estar con mi amada, con ella.

Soy un cobarde, o quizás un tonto,
soy simplemente nada si no es contigo,
y mientras se va mi vida de a pocos,
pensaré en ti... mientras respiro.

Eras la vida que me dio alegría,
eres la escencia de todo mi ser,
espérame pronto querida mía,
que veremos juntos el amanecer...

1 comentario:

admin dijo...

:( no lo sabia, me encantan tus poemas... pero este me trae malos recuerdos